viernes, 11 de octubre de 2019

Filosofía pura







En estos momentos de desatino general, cuando más consciente soy de mis errores, más estoico me vuelvo.

Lo bueno que tiene la filosofía es que siempre puedes encontrar la que mejor se adapta a tus circunstancias, la más conveniente según cómo te encuentres. ¿Que te levantas optimista, con un entusiasmo desmedido? Pues es el momento de estar de acuerdo con Russeau convencidos de que el hombre es bueno, y así estás hasta que te percatas de que tu optimismo es infundado y entonces te deprimes con Hobbes y te das cuenta de que el hombre es un lobo para el hombre. El escepticismo lo puedes, y debes, tenerlo siempre interiorizado, y si te lo puedes permitir, dale bien al hedonismo. Mi recomendación de postura filosófica, sin ninguna duda, es el epicureísmo, una recomendación basada en su práxis. Lamentablemente llega un momento, cuando mejor te lo estás pasando siendo un epicúreo de pro (al menos a mí siempre me pasa), que la realidad te lleva a la resignación escolástica. Cuando te ocurra eso lucha con todas tus fuerzas para salir inmediatamente de ese pozo de amargura, la revelación religiosa del cristianismo no es nada divertido, busca al hombre nuevo, lee a Nietzsche. Una buena salida es precisamente el estoicismo, la búsqueda de la imperturbabilidad.

¿Pero qué es realmente el estoicismo? Años y años de estudio de esta filosofía, miles de tesis doctorales sobre Zenón de Citio, investigaciones sobre la obra de Crisipo de Solos y otros tantos que aparecen en mi valioso diccionario de Ferrater Mora, de cuatro gruesos volúmenes, se pueden resumir en una simple frase: me importa todo un huevo.

Me importa todo un huevo. Esta es la gran verdad que debemos difundir como un legado de infinito valor. Incluso, para que no se tergiverse el mensaje en su transmisión, yo propondría que alguien fundara una sociedad iniciática para asegurar que este conocimiento alcance a futuras generaciones sin alteración. No lo fundo yo mismo porque eso supone un esfuerzo que va en contra, precisamente, del principio fundacional. Ya sabemos que cualquier esfuerzo conlleva una preocupación, o al menos, existe el peligro de que aparezca, de modo que lo mejor es alejarse de todo lo que suponga compromiso. Nada de trabajo, nada de atadura con lo material y lo emocional también sobra, y si sobra lo material y lo emocional, pues ya me contarás tú, ya no queda nada más por lo que preocuparse, de modo que a partir de ese momento, viva la Pepa.

Espero que mi testamento filosófico aproveche a todo aquel que lea estas líneas, y si no, la verdad es que me da igual.

Recordad, el mensaje es muy sencillo de seguir: me importa todo un huevo.












4 comentarios:

  1. 😂 ¡Muy bueno!
    También soy estoico te pongo un ejemplo: Me llama el comercial de mi tarjeta para prestarme 12.000 pavos.
    -Sr. Joaquín Fernández...
    -¡Diga!
    -Vemos que no usa mucho su tarjeta. Le ofrecemos un préstamo de 12 mil pavos para que se dé algún capricho
    - Qué tipo de capricho.
    - Comprarse un coche, por ejemplo.
    - Lo tengo nuevo apenas dos años
    - Pues el viaje soñado
    - Es a la Luna y con 12 mil pavos no salgo ni de la estratosfera.
    - Una reforma en su casa.
    - No crea; se me da muy bien el bricolaje. Hasta me puse yo solo la calefacción hace años ha.
    - Pues algo habrá que le guste para darse un capricho, sr. Fernández, ¿no?
    - Hombre me gustaría alargarme el pene, pero como soy un manitas estoy viendo unos tornillos en la ferreteria para hacermelo yo mismo. Ya le digo que a estoico no me gana nadie.
    - Que tenga buen día!
    Clic.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaj, creo que en todas las facultades de filosofía se debería enseñan el estoicismo contigo de ejemplo. Ni Zenón ni Crisipo ni Cleantes, ni Posidonio... !Joaquín!

      Eliminar
  2. Personalmente, me inclino por el marxismo, escuela Groucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También es una buena escuela, sin duda. En lugar de alimentarse de higos, se propone el huevo duro, que ya sabemos que quien lo aprecia es gente de elevados pensamientos.

      Eliminar