sábado, 20 de diciembre de 2014

Cuento navideño, como el pavo.










Este año voy a hacer una excepción en los últimos… ¿quince?, y no voy a escribir un cuento de navidad. Son muchas las razones por las que me voy a abstener y me temo que ninguna interesante, así que os ahorro el trance de tener que aguantar alguna.

Eso sí, que yo no escriba un cuento, no significa que no encontréis uno en este blog, pues me consta que muchos lo esperan, lo cual es muy de agradecer, y lo que yo espero es que no les importe que este año el cuento sea mucho mejor de lo que esperaban. Y con tanta espera, la introducción ya es infinitamente más larga que el propio cuento.


El cuento de navidad que os ofrezco es de Juan Villoro y la ilustración, eso sí, es mía.

Como veréis es un cuento super-mega-ultracorto, lo cual demuestra que con muy pocas palabras se puede hacer algo grande.

Y sin más dilaciones, ahí va el cuento navideño:


En una cena de Navidad la familia reza con devoción y pide por los que han sufrido. Dios se conmueve y resucita al pavo.



Espero que os haya gustado. Feliz navidad para todos, amigos.








5 comentarios:

  1. Pues sí, me ha gustado. Aunque, en cuanto he terminado de leerlo, ya me he imaginado la segunda parte del relato. El pobre pavo, abochornado y pensando "¿qué habré hecho yo en nochebuena, cuando me despierto sin recordar nada, en pelota picada, con un ramillete de verduras en el culo y una família entera observándome?"

    ¡Feliz navidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que resucitar de esa guisa tiene que dar cosa ;-)

      Eliminar
  2. Me ha gustado el cuento, pero aún más el corolario de Mazcota. Genial, amigo Mazcota, me he reído con ganas.

    Y lamento, Samael, que este año no hayas cumplido con tu vieja tradición. Entiendo por qué, pero... ¿te has parado a pensar en el poder terapéutico de la escritura? Escribir un cuento de Navidad puede ser un consuelo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias César. No te creas, ya lo he probado pero no funciona. Hay veces que sí, y otras veces, no, nada es infalible. Quizá en otro momento...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. Hay cosas que no se pueden forzar.

      Eliminar