viernes, 9 de noviembre de 2012

Filosofía pura en el día de la Almudena




 “Nadie da lo que no tiene”. Esta frase parece una perogrullada y sin embargo es un principio filosófico, o al menos, así me lo presentaron cuando estudié filosofía (es mucho mejor que “el clinamen” que también lo estudié y que tenía que ver con los átomos y el libre albedrío). El alcance de “nadie da lo que no tiene” es lo que hace grande a este pensamiento pues a partir de él se puede llegar a conclusiones de gran calado. Pero tiene un fallo imperdonable y es que carece de homólogo contrario, que sería “todos dan lo que tienen”. Si se cumpliera el contrario con la misma inexorabilidad que el original viviríamos en el país de los pitufos, todo el mundo feliz, unos por recibir lo que les falta y otros por dar lo que les sobra, que también es una satisfacción aunque no lo reconozcan quienes tienen de sobra. Ana Botella, por ejemplo, tiene cara, eso no hay quien lo ponga en duda, y sin embargo se niega a darla. Tampoco la da su vicealcalde y me consta que también tiene, porque yo se la he visto. Ambos tienen cara de sobra y ya ves, ninguno la da.
Ni al salir de misa, que parece que uno sale más sensiblón tras recibir bendiciones y escuchar sabias homilías. Me refiero al día de hoy, que es como todos los madrileños sabemos, el día de la Almudena. También sabemos todos los madrileños, incluso todo el mundo, que en la madrugada del día uno (estamos a nueve), se produjo la muerte de varias adolescentes en una macrofiesta celebrada en un recinto que el Ayuntamiento alquiló a una empresa que cuenta con 51 incidencias judiciales y administrativas, tres embargos y un riesgo de impagos del 100% según datos mercantiles confirmados por el propio Ayuntamiento, y que además debe al Estado más de 26.000 euros. Pero eso es casi todo lo que sabemos, y porque lo dicen los periódicos, que si no...nastis monastis, por ponerme castizorro. Nadie del Ayuntamiento dice nada, y quién más tiene que decir, huye de la prensa y echa balones fuera con bastante desacierto.
Esta mañana, como decía, el jefe de prensa del vicealcalde Villanueva, lo arrastra literalmente al salir de la misa que se ha celebrado en la Catedral de la Almudena, fuera del alcance de los periodistas, en una imagen patética y cobarde. Minutos antes, la alcaldesa (que por supuesto no se ha perdido la misa), ha pedido (leyendo) a la patrona de los madrileños en una sentida exhortación, que ayude a los padres de las cuatro fallecidas a “sobrellevar el dolor de su ausencia”.  
Luego también ha pedido a la Virgen, ya puestos, que se restablezca la joven que sigue en el hospital, y ha rezado por todos, por lo que todos podemos estar orgullosos de tener una alcaldesa así de buena.
Para que algunos críticos digan que está ahí porque la ha puesto el ayuntamiento.


11 comentarios:

  1. ¡Qué bien que la Alcaldesa se ocupe de nosotros con una ayuda tan inestimable...!
    ¡La Virgen!, me refiero a la Señora, madre del Dios ese que sale en tantos gadgets, y no a una expresión popular para mostrar asombro o desconcierto.
    Besos, rey

    ResponderEliminar
  2. Del Manzano también recurría fervorosamente a la ayuda divina, incluso financiaba una cofradía de Sevilla. Lástima que no fuera la Cofradía de las Ideas (Un imperio de comunicación del que soy socio, te informo).

    ResponderEliminar
  3. No me gusta que alguien así rece por mí. Me gusta leerte Tito.
    Soy Carmen pero no sé por qué no me sale esto bien. Me tengo que poner anónima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una pesadez, no entiendo por qué no permite poner el nombre que cada uno quiera. A mí tampoco me permite poner la respuesta directamente, tengo que acceder con mi clave de propietario del blog. Un fastidio. Lo siento.
      Muchas gracias por leerme. Procuraré estar a la altura que merece una lectora como tú.

      Eliminar
    2. Zalamero, pero me gusta. Un beso grande, amigo.

      Eliminar
  4. Carmen: A partir de ahora te tacho de mi lista de amigos :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, qué celosón es este niño...

      Eliminar
    2. Tú también tachado de la lista, hala.

      Eliminar
  5. A partir de ahora, los dos estáis en mi lista de archienemigos, entre El Jocker y Wil Wheaton.

    ResponderEliminar